Paseos de socialización canina

Alicia Pradas

Aula Formación Bach

¿Quieres aprender a hacer paseos de calidad con tu perro?

¿Quieres que tu perro se relacione con otros perros sin tensiones y de manera natural?

Hazle un regalo a tu perro y elige el primer domingo de mes para los paseos de socialización

Realizamos paseos grupales con perros de distintas razas y tamaños, para que aprendan a relacionarse y socializarse, bajo la dirección de una terapeuta animal y educadora canina

En los paseos observarás como se relaciona tu perro y aprenderás a entender su lenguaje, así como el manejo correcto de la correa

Este domingo explicaremos qué son las Flores de Bach y cómo se pueden beneficiar nuestros animales. Qué tratamientos preventivos podemos hacer y en qué problemas de conducta se suele utilizar

Hay que tener en cuenta que el paseo es para el perro y que nosotros sólo los acompañamos. Así que si tenemos prisa porque hemos de ir a algún sitio, mejor dejar a nuestro amigo en casa.

Los paseos han de ser relajados y tranquilos. Es mejor que sean de menor duración pero de calidad, a que sean largos y llenos de estrés.

El paseo comienza en casa. Pondremos el arnés en el suelo y dejaremos que lo huela. Lo haremos durante unos días, hasta que lo perciba como algo positivo. Para ponérselo, lo haremos de abajo hacia arriba, es decir desde el suelo hacia el cuerpo, sin gestos bruscos. Es importante que no salga sobreexcitado de casa, para que el paseo siga relajado y de calidad.

Cuando vayan atados, la correa ha de ser de cómo mínimo de entre 1,5 metros y dos metros y siempre tiene que ir floja, no hay que crear tensión. Recordad que tiene que hacer una sonrisa.

En los paseos hay que dejar que el perro huela y se relacione con el entorno. El oler los relaja mentalmente y los cansa más que el ejercicio físico intenso. Lo ideal es hacer tres paseos al día de adulto y más de cachorro, por el tema de las eliminaciones en la calle.

Si el cachorro se sienta en la calle y no quiere andar, es porque está gestionando con el entorno. Tenemos que respetar su ritmo y sentarnos junto a él para que vea que hemos entendido lo que pasa y que no ocurre nada. Somos su referencia, así que debemos darle seguridad. Nunca lo forzaremos a andar ni tiraremos de él con la correa. Hay que dejar que vaya gestionando a su ritmo y no lo enfrentaremos de golpe, por inundación, con algo que le de miedo.

Si muerde la correa es que se está estresando y nos está llamando la atención. Nos agacharemos a su lado ( es una señal de calma ) y daremos el paseo por finalizado. Iremos incrementando poco a poco.

 

El paseo ha de ser un momento de relax y de disfrute para los dos. Y como siempre, paciencia, paciencia y paciencia

Punto de encuentro

Aparcamiento al lado de la Escola Pública Josep Pla
Carrer de Josep Pla, 2, 08740 Sant Andreu de la Barca, Barcelona

 

Precio

10 € por perro (Segundo perro 5 euros)